En plena sequía global, solo el 28% de las empresas agroalimentarias reducen sus extracciones de agua

Blog29 de marzo de 2024

Solo el 28% de las empresas agroalimentarias más poderosas del mundo aseguran estar reduciendo sus extracciones de agua, y únicamente el 23% dice que están tomando medidas para reducir la contaminación del agua. Esto es lo que se desprende de un informe elaborado por la ONG internacional Oxfam Intermón tras analizar a 350 empresas a partir de datos de la World Benchmarking Alliance.

Según Naciones Unidas, que el año pasado organizó la primera gran conferencia sobre el agua en más de 45 años, 2.000 millones de personas no tienen acceso a agua potable, y hasta 3.000 millones sufren escasez durante al menos un mes en el año.

Las 350 empresas analizadas, entre las cuales figuran Carrefour y Avril Group, representan, en conjunto, más de la mitad de los ingresos mundiales del sector agroalimentario. El sector de la agricultura es responsable del 70% del total de las extracciones de agua dulce del mundo y es, con diferencia, el sector que utiliza mayor cantidad de recursos hídricos. Además, el impacto de la agricultura industrial a la contaminación del agua es muy significativo.

Image ID:
100052439
La falta de agua se acelera en el planeta
SINC
/clip/3458b921-59fb-4f0b-988d-d1168b2fbc29_source-aspect-ratio_default_0.jpg
1299
895

La investigación realizada por Oxfam Intermón también revela que “solo 108 de las 350 empresas hacen pública la proporción de agua que extraen de zonas afectadas por estrés hídrico”.

«Cuando las grandes empresas contaminan o consumen enormes cantidades de agua, son las poblaciones humanas las que sufren las consecuencias en forma de pozos secos, facturas de agua más caras y fuentes de agua contaminadas no aptas para el consumo. Menos agua significa más hambre, más enfermedades, y más personas obligadas a abandonar su casa», señala el director ejecutivo de Oxfam Intermón, Franc Cortada.

No se puede confiar en las empresas

«Claramente, no podemos confiar en la buena voluntad de las empresas para conseguir un cambio en estas prácticas. Son los gobiernos los que tienen que forzar esta mejora, y proteger los bienes públicos comunes ante la sed de beneficios de las empresas», afirma Cortada.

Image ID:
100053112
Extracción de agua potable
Agencias
/clip/a760bbbf-082d-4c37-9b56-1cdcdaac35b5_source-aspect-ratio_default_0.jpg
1500
1000

El agua y la riqueza están estrechamente relacionadas, pues las personas ricas “no solo tienen mejor acceso al agua segura y pública, sino que se pueden permitir pagar agua cara de fuentes privadas; mientras que las personas en situación de pobreza, que a menudo no tienen acceso a una fuente de agua suministrada por las autoridades públicas, destinan una proporción considerable de sus ingresos a comprar agua”.

El vertiginoso crecimiento de la industria del agua embotellada muestra la mercantilización y la explotación del agua por parte de las grandes empresas, cosa que agrava la desigualdad, la contaminación y los daños asociados. Según Naciones Unidas, la multimillonaria industria del agua embotellada pone en peligro el cumplimiento del Objetivo de Desarrollo Sostenible número 6 (ODS6), consistente en conseguir el acceso universal a agua potable.

Image ID:
100054104
Agua embotellada
Pixabay
/clip/5cab35ac-d4d7-4cb5-878f-5c5978b36c12_source-aspect-ratio_default_0.jpg
950
628

Desde mayo del 2023 y durante dos meses, las autoridades francesas impusieron restricciones en el uso del agua al departamento de Puy-de-Dôme, afectado por la sequía, a miles de personas, entre ellas las residentes a la común de Volvic. Sin embargo, señala Oxfam Intermon, estas restricciones no se aplicaron a la Société des Eaux de Volvic, una filial de la multinacional francesa Danone, que “durante este periodo continuó extrayendo agua subterránea para alcanzar la planta embotelladora de Volvic. El 2023, Danone registró beneficios de 881 millones de euros y repartió 1238 millones de euros entre los accionistas”.

El incremento de la temperatura global reducirá todavía más la disponibilidad de agua en muchos países que ya se ven afectados por la escasez, por ejemplo, en la África Oriental y el Próximo Oriente, a causa de la frecuencia creciente de las sequías y los cambios en los regímenes de lluvias y el deshielo.

Por todo ello, Oxfam Intermón insta los Gobiernos a “reconocer el agua como un derecho humano y un bien público. Los beneficios económicos no tendrían que ser la prioridad cuando se trata de proporcionar servicios de abastecimiento de agua en la población”.

Además, esta ONG cree que hay que “exigir a las empresas que rindan cuentas por los abusos y las vulneraciones de los derechos humanos y de los derechos y la legislación medioambientales, lo cual incluye la contaminación del agua”.

……………..

Contacto de la sección de Medio Ambiente: crisisclimatica@prensaiberica.es