Territorio Van der Poel

Blog30 de marzo de 2024

Desde que el Circuito Het Nieuwsblad lanza el vibrante calendario de clásicas belgas, a finales de febrero, el ciclismo entra en un encadenado de carreras sobre adoquines y muros que se culmina con los dos Monumentos que, para muchos, son el cénit de la temporada: el Tour de Flandes y la París-Roubaix. A ellos se llegan tras la disputa de la denominada Semana Flamenca, cuatro citas donde los aspirantes afilan sus garras para las dos batallas definitivas. Son carreras preparatorias, sí, pero al mismo tiempo prestigiosas carreras en sí mismas, a cara de perro. No hay mejor prueba que la última, A Través de Flandes, que eliminó a uno de los colosos de este periodo: Wout van Aert. El belga presenta un parte médico tan impactante que se pierde Flandes y Roubaix, y quizá el Giro de Italia, donde se disponía a debutar. También se rompió Jasper Stuyven, otro candidato de rango menor. Es verdad que Van Aert no parecía tan fino como otras veces, pero aun así venía de ganar la Kuurne y de subir a los podios de Het Nieuwsblad y E3 Harelbeke. Con Wout en carrera, todo puede ocurrir.

Seguir leyendo