Vitor Roque, una ‘patata caliente’ para Deco

Blog29 de marzo de 2024

A estas alturas de temporada ya parece claro que Vitor Roque no jugará prácticamente nada de aquí a junio. Lo ha hecho en contadas ocasiones gracias a lesiones de compañeros en zona ofensiva, pero queda claro que el brasileño no es una de las prioridades en las rotaciones. Vitor Roque fue siempre una apuesta de club, aunque su llegada en enero se está mostrando como precipitada y demasiado arriesgada.

Tal vez, el club debería haber priorizado gastarse lo poco que tenía en algún futbolista de rendimiento más inmediato para ayudar al equipo en un calendario muy apretado porque en el centro del campo se está sufriendo demasiado. Lo hecho, hecho está y ahora le toca al futbolista demostrar que su fichaje fue un acierto y que en el futuro está preparado para marcar diferencias. Hoy por hoy es una ‘patata caliente’ para Deco ya que el mercado brasileño parece que está dando excelentes delanteros que acaban firmando por otros equipos.

Vitor Roque es muy joven y está pagando su periodo de adaptación, normal en futbolistas que llegan del continente americano a un fútbol con mucho más ritmo y físico sobre el terreno de juego. Y, como muchos brasileños, tienen la presión añadida de demostrar mucho más que otros futbolistas por el precio que se suelen pagar en estas operaciones. El mercado brasileño es así y por chicos que acaban de cumplir 18 años se pagan auténticas millonadas que muchas veces acaban perdiéndose por el camino.

Vitor Roque lo va a tener complicado porque en el Barça siempre hay mucha competencia arriba. Y ahora no tiene sitio, aunque lo más normal es que tampoco lo tenga el próximo curso si Lewandowski sigue en el club con el rendimiento que está dando. Es pronto para valorar operaciones de este tipo, pero el Barça debe tener muchísimo cuidado con lo que se apuesta porque en la casa hay excelentes jugadores que aprietan por abajo y que son a coste cero. Tal como están las cosas, el Barça solo debería fichar fuera lo que no tiene en casa e invertir en jugadores incuestionales. Ojalá Vitor Roque lo acabe siendo.